La figura de la familia y su influencia en el menor

Para explicar algunos de los posibles motivos de la conflictividad del menor, es de especial importancia remitirnos a la familia, ya que a través de ésta se adquieren los primeros esquemas y modelos en torno a los cuales se estructuran las relaciones sociales y se desarrollan las expectativas básicas acerca de lo que se espera de un@ mism@ o de l@s demás.

Por un lado la familia, puede ser fuente de bienestar, satisfacción y aprendizaje para todos sus integrantes, pero por otro, puede constituir un factor de riesgo para el desarrollo de problemas de desajuste en sus miembros.

La estructura y organización familiar son factores muy importantes en el éxito o fracaso de las funciones del sistema familiar, que actualmente ha sido modificada en estos ámbitos debido a las condiciones sociales, económicas y culturales, por eso se dan según las investigaciones realizadas:

–   Familias con un solo padre o madre (monoparentales o monomarentales): no es necesariamente productora de niñ@s con problemas, igualmente se producen dificultades en las familias nucleares, lo que sí influye es el funcionamiento deficiente de las tareas que les corresponden a los miembros de la familia.

–   Familias reconstituidas: este tipo de estructura familiar se ha encontrado con frecuencia en las familias de l@s menores conflictiv@s, ya que el menor se tiene que adaptar a la nueva  dinámica familiar y sufre el impacto de la separación y reorganización.

–   Familias de dos y/o tres generaciones: en este tipo de familias habría que definir los límites generacionales, las alianzas, los conflictos y quién se ocupa de los hijos. L@s abuel@s que suelen ejercer funciones como figuras responsables del menor, es una característica en la organización de familias de menores infractores.

  • Organización familiar disfuncional: Son familias desorganizadas lo que dificulta la tarea de los padres en la educación de los hijos, entorpecen la transmisión de conocimientos por parte de la escuela y existe ausencia de control.

–    Familias multiproblemáticas: La parentalidad y conyugalidad se caracteriza por ser caótica y desorganizada, se comunican muy pocas emociones, se desafía frecuentemente la moral social establecida, lo que puede dar lugar a que el niño piense que es rechazado, y se le sitúa en una posición de conflicto con su ambiente.

–    Familias descontroladas: ausentes de control y con problemas en la organización jerárquica, generalmente la organización de las familias de menores conflictivos tiende mayoritariamente a ser desorganizada o disfuncional.

Una característica muy común en las familias con hijos infractores es que no existe un control efectivo con el menor, ya que la autoridad parental ha sido debilitada. Existe una nula o mala comunicación entre sus miembros.

Fdo: Raquel Núñez Herranz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Contexto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s