LOS MALTRATOS DE MENORES A SUS PADRES

Despierta la alarma colectiva cuando los medios de comunicación informan sobre un parricidio y quizás hasta ese momento seamos inconscientes del aumento,(desde 2000 a 2005 un 200% se incrementaron las denuncias)que se está produciendo en el maltrato que sufren cada día padres por parte de sus hijos menores en nuestra sociedad. Un maltrato que en muchas ocasiones se oculta por vergüenza hasta que la situación se hace insostenible.

En general son menores entre 12 y 18 años varones (solo 1 de cada 10 chicas) y también existe diferencia entre el tipo de maltrato. Ellos son más agresivos y suele ser físico mientras que ellas suelen maltratar psicológicamente, a lo sentimental.

El estudio de la genética demuestra que el agresor no nace por genética sino que su personalidad es de dureza emocional. No muestran sentimientos por el mal ajeno, buscan su propio placer, refractarios al afecto, amistad y tienen miedo a sufrir y se defienden atacando. Son sancionados pero no aceptados, lo que refuerza su conducta.

Estos jóvenes pertenecen en su mayoría a familias de clase media alta lo que nos hace darnos cuenta que disponen de oportunidades económicas, educativas, culturales.

Hay varios tipos que podríamos describir, desde el joven hedonista que su único interés es él mismo, juntándose con grupos de iguales y sin ningún tipo de obligaciones ni educativas  ni de ningún tipo. Por otro lado los patológicos que muestran su agresividad por una mala asimilación de la relación de amor-odio, materno-filial y que con el tiempo puede aparecer el factor de la dependencia de la droga. Por último como violencia aprendida, desde la observación, por haber visto violencia en su casa o haberla sufrido él mismo. Todos los tipos tienen algo en común: desajustes familiares, ausencia del padre…

Lo que provoca esta violencia son factores insignificantes, la tiranía comenzó hace años de manera ascendente y los padres no han sabido decir que no, y no han puesto límites. Otras causas son la sociedad permisiva que educa en sus derechos y no en sus deberes y no han permitido una correcta maduración. La sociedad ha perdido fuerza moral, ha perdido valores. Los padres deben aprender a poner límites, a decir que NO. La tiranía se aprende.

¿Por qué en la etnia gitana no acontecen estas conductas, muy al contrario se respeta al mayor? Plantearnos esta pregunta nos puede dar muchas respuestas.

http://www.diariocriticocv.com/noticias/not191195.htm

http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=633

Patricia Sánchez de Santiago

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s