LA REFORMA CORRECIONAL

Existen diferentes tipos de sanciones o medidas impuestas por los jueces de menores, impuestas a los menores según la gravedad de la infracción. Así tenemos:

–       Internamiento cerrado, abierto o semiabierto; en donde el menor realizará las actividades que se desarrollan en el centro dentro o fuera de él, utilizando como residencia habitual el centro de menores designado.

–       Internamiento terapéutico; para aquellos con dependencias tóxicas o alcohol o con algún tipo alteraciones psíquicas, donde recibirán el tratamiento adecuado y en caso de que el menor se niegue a seguir el tratamiento, el juez le deberá aplicar otro tipo de medida.

–       Tratamiento ambulatorio; en donde el menor ira de forma habitual a recibir el correspondiente tratamiento según sea su caso

–       Centro de día; aquí los jóvenes realizarán actividades en los distintos talleres, al igual que en un centro de internamiento pero con la diferencia de que seguirán residiendo en su domicilio habitual.

–       Permanencia del fin de semana; como su propio nombre lo indica son solo los fines de semana y los menores permanecerán aquí durante un tiempo determinado durante ese fin de semana.

–       Libertad vigilada; en este caso se hará un seguimiento del menor, de las actividades que realiza, como la asistencia a la escuela, formación profesional, lugar de trabajo, etc. Así mismo tendrá que cumplir una serie de obligaciones que le imparta el Juez, como es la asistencia obligatoria al centro de formación básica o profesional  o la prohibición de asistir ciertos establecimientos  o espectáculos.

–       Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo; aquí, el menor tendrá que convivir con personas ajenas a su familia para así ayudar y trabajar en su proceso de socialización. Estas personas serán previamente seleccionados por un profesional.

 –       Prestaciones en beneficio de la comunidad; La persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen, de interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad. Se buscará relacionar la naturaleza de dichas actividades con la naturaleza del bien jurídico lesionado por los hechos cometidos por el menor.

 –        Realización de tareas socio-educativas; en este caso, el menor no estará ni internado, ni bajo libertad vigilada pero si tendrá que realizar actividades encaminadas a su desarrollo social.

 –       Amonestación; por parte del Juez al menor infractor, con el fin de hacerle ver la gravedad de su situación debido a sus actos cometidos, con el fin que no los vuelva a repetir en el futuro.

 –        Privación del permiso de conducir ciclomotores a vehículos a motor, o del derecho a obtenerlo, o de las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas; esto depende de la falta que se ha cometido, si se ha tenido participación con alguno de estos vehículos o arma.

 –       Inhabilitación absoluta; en este punto, el menor quedará inhabilitado de todo honor, empleo o cargo público. Teniendo que cumplir con un periodo de internamiento que consta de dos periodos:

 1º Su estancia en el centro que le corresponda

2º Régimen de libertad vigilada, según la modalidad elegida por   el Juez.

Fdo. KARLA RUIZ ARIAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s